No es tecnología ni más tiempo, ni es otro trabajo o más dinero lo que necesitas para tener una vida balanceada y exitosa. Lo que realmente se necesita para lograr lo que sea que te propongas en la vida es conocimiento y dominio de tu más importante activo: Tu Mente.

El conocimiento y el control que tengas de tu mente son de suma importancia para lograr balance y éxito en tu vida.

El dominio de tu mente no es un lujo, es una necesidad.

Tus pensamientos influyen en tus emociones, en tu habilidad para comunicar, planear, ser asertivo, efectivo y eficaz en las cosas que te propongas.

El mágico y místico bosque neuronal llamado cerebro puede ser tu pasaporte a una vida balanceada y de excelencia, o puede ser tu peor enemigo, arrastrándote a una vida llena de errores, temores y complicaciones. Es de suma importancia tener claro la forma en que opera tu mente y cómo hacer que esta funcione y opere a tu favor.

A continuación, te comparto algunas sugerencias para que comiences a tomar control de tu mente y puedas comenzar a ver los resultados que quisieras en la vida.

Recuerda lo siguiente: Todo comienza en la mente.  Todo lo creado fue pensado primero, y tu mente siempre llega primero a tu destino. Por lo tanto, es importante…

Hacer las paces con tu mente. Hay que reconocer que todo lo que pasa en tu mente no siempre es positivo y no siempre es real. Pero, aun así, es tu mente y tienes que cuidarla. Para ello tienes que…

  1. Establece una diferencia entre tu mente y tú. Detente, respira…

¿Quién es el que piensa? ¿Quién le dice a la mente qué cosas debe o no pensar? Identifica tus pensamientos negativos. ¿Cuáles son?

  1. Conocer e identificar cuáles son tus juegos mentales y cómo haces para escaparte de la parte del trabajo que no quieres realizar. ¿Cómo te escapas de las responsabilidades? ¿Haciendo qué?
  2. Conocer su funcionamiento es importante. Por ejemplo, ¿sabías que tu cerebro pesa aproximadamente tres libras? ¿Que tienes aproximadamente 85 billones de neuronas? ¿Que está compuesto en un 73 % de agua y que con un 2 % de deshidratación se comienza a afectar tu capacidad de enfoque, atención, memoria y otras actividades cognitivas?
  3. ¿Cómo la describirías? ¿La preocupada? ¿La creadora de problemas? ¿La que no acepta? ¿La que no te deja dormir? ¿La criticona?
  4. Esto implica: Detener, remplazar y guardar. Detener los pensamientos que no aporten a lo que deseas manifestar. Remplazar esos pensamientos por pensamientos positivos mediante verbalización positiva. Guárdalos en tu inconsciente mediante visualizaciones apropiadas.

 

¿Te genera interés lo que acabas de leer?   Si interesas realizar cambios significativos en tu vida, conocer tu mente y administrar sabiamente este valioso activo, decídete a invertir en ti y acompáñame en el taller Alquimia Mental. La magia esta en tu mente.   Entra al enlace que te comparto.

Alquimia Mental: La Magia está en tu Mente