¿Tiempo de cambio? ¡Es ahora, o nunca!
Vivimos en un tiempo de constante cambio. Cambiamos de celular, cambiamos la dieta, cambiamos de banco. El mundo entero está cambiando. Es un hecho, todo cambia tan rápidamente que parece que nos estamos quedando atrás. Incluso a veces queremos cambiar ciertas cosas en nuestra vida, pero tal parece que le falta combustible a ese deseo. Todo se queda en el yo quisiera, yo quiero, cuando pueda. Si ese es tu caso, es tiempo de moverte porque se te va a ir la guagua de la vida llenita de oportunidades y te vas a quedar en la parada del “yo quisiera”. ¡Es ahora, o nunca!
Muchas de las personas exitosas y felices no son más inteligentes o afortunadas que tú. Lo que sucede es que a sabiendas o no, han aprendido a usar ese “poder especial” que Dios nos dio y que nos capacita para crear nuestro destino.
Si tienes el deseo de realizar un cambio en tu vida, entonces permíteme compartir contigo algunos conceptos para liberar tu Genio Interior y comenzar a transformar tu pensamiento y tus deseos en experiencias.
Empezaremos por lo que llamo “matemática creativa”:
CAMBIO DE PENSAMIENTO = CAMBIO DE EMOCIONES
CAMBIO DE EMOCIONES = CAMBIO DE ACCIONES
CAMBIO DE ACCIONES = CAMBIO DE RESULTADOS
Si te diste cuenta, todo empieza con la mente. La atención que le pongas a tus pensamientos es fundamental. Un principio “mágico” en el proceso de liberar tu Genio Interior es entender que LO QUE PIENSAS HOY, ESTÁ CREANDO TU FUTURO.
Todo lo que existe ha sido pensado primero. De hecho, si doscientos años atrás alguien hubiera comenzado a hablar de estaciones espaciales, comunicaciones celulares y correos electrónicos, Facebook o Twitter, de seguro que lo enviaban a psiquiatría, pero la realidad es que todo eso ha sido posible, porque fue pensado primero.
Segundo principio… SI LO CREES, LO PUEDES CREAR.
Partiendo de esos principios, el primer paso para lograr tu objetivo es concentrarte en lo que quieres. Atiende bien… Si te centras en lo que no tienes, te limitas y si te centras en el miedo, lo aumentas. Graba en tu mente lo siguiente:
1. Define lo que quieres y enfócate en eso tantas veces al día como te sea posible.
2. Busca toda la información referente a eso que quieres. Artículos, fotos, etc., y hazte un conocedor de ello.
3. Evita a toda costa lo que te hace perder el rumbo hacia tu objetivo. Lugares, noticias o gente negativa, si te desvía de tu objetivo, ¡EVÍTALO!
Como dijera Lao Tse: “Un viaje de mil millas comienza con un paso”. Pues bien… el primer paso ya comenzó. ¡Ya empezó la magia! Tus acciones y comportamientos siguen las instrucciones de tu mente.
Pero… una parte importante de tu mente es el subconsciente y por lo tanto, no lo podemos dejar atrás. Posiblemente hay hábitos y mensajes grabados en lo más profundo de tu ser saboteando tu capacidad de ser o hacer lo que quieres.
Así que para romper estas barreras o bloqueos vamos a trabajar con lo que he llamado “el portal de los sueños”. Imagina que tu subconsciente es esa otra parte de ti que toma control de tus pensamientos mientras duermes. Pues le vas a dar instrucciones a esa otra parte de tí acerca de qué es lo que quieres y se la vas a entregar en el portal de los sueños.
Esa técnica que te describí nos permite utilizar todas nuestras capacidades aun cuando estamos dormidos. Todas las noches antes de acostarte saca tiempo para meditar en tus objetivos, visualízalos, siente que ya está hecho, da gracias por ello y visualiza que le entregas ese paquete de ideas y emociones a esa otra parte de ti que es tu subconsciente.
En mi caso en particular, cuando trabajo con el portal de los sueños, mantengo una libreta en la mesa de noche y tan pronto me despierto, trato de recordar lo que soñé y lo anoto. Créeme que te podrás maravillar de toda la información, ideas y soluciones que llegan a uno de esta manera. Claro, no esperes resultados inmediatos. Como todo ejercicio, la práctica es la que hace la perfección. Trátalo, no tienes nada que perder, tengo varios testimonios de estudiantes que este ejercicio les ha ayudado en gran manera.
Por último, ponte unas metas a corto plazo para medir tu progreso, pero ten cuidado con ponerte un montón de objetivos que al final del mes no hayas podido cumplir. Un poco de presión es fundamental y necesario, pero mucho estrés es contraproducente, recuerda que la idea de un cambio es estar feliz y satisfechos.
Espero que este artículo te ayude a redefinir tus conceptos de lo que es posible, a despertar el Genio que hay en ti, a moverte a realizar cambios y a crear una realidad que sea de bendición a tu vida. Existe un principio llamado el Principio de Correspondencia que dice, que como es adentro es afuera. Cambiar tu manera de pensar es cambiar tu vida. ¡REDISÉÑATE! Eres capaz y suficiente. ¡ES AHORA O NUNCA!

Por: Wilfredo Robles